Reutilización de aguas pluviales

drenotube® es una forma efectiva de infiltrar agua en el terreno.

drenotube® es un sistema de drenaje diseñado para ofrecer una máxima protección contra inundaciones causadas por la caída de intensas precipitaciones en lugares en los que las superficies son materiales impermeables como superficies de hormigón, tejados, etc. La infiltración del agua de la lluvia de nuevo al terreno, es fundamental para preservar los recursos naturales y a ser posible siempre debería utilizarse en todos los emplazamientos.

drenotube® también ofrece una solución sostenible al recoger el agua de la lluvia e infiltrarla en el subsuelo.

drenotube® protege los recursos del agua en lugares con zonas que no permite la infiltración del agua en el terreno. Estas zonas incluyen carreteras, edificaciones, tejados, cubiertos, patios, zonas de aparcamiento, suelos compactados, caminos, y otras superficies similares.

 

¿Como proteger los recursos del agua?

El ciclo del agua consiste en la evaporación, transpiración, condensación, precipitación e infiltración. drenotube® previene problemas, ahorra dinero y aumenta la protección de los recursos naturales.

La tierra lleva a cabo la función crítica de infiltrar el agua en el suelo y filtrar sus contaminantes.

Para implementar una efectiva gestión del agua de la lluvia se require una buena evaluación del problema, educación, planificación y politica pública.

Cuando las condiciones naturales del paisaje cambian (campos y bosques) a construcciones (edificios, carreteras, zonas de aparcamiento), la calidad y cantidad del agua se ven afectadas.

 

Reducción de la infiltración y filtración en zonas construidas

en las zonas construidas la infiltración del agua de la lluvia y nieve esta limitada. La mayor parte de la precipitación se mueve a través del terreno como escorrentía superficial. Las zonas impermeables (carreteras, tejados, zonas de aparcamiento) que acompañan el desarrollo, disminuyen tanto la infiltración como la filtración de los contaminantes a través del suelo. La conclusión es que la gestión de las aguas pluviales en zonas construidas es necesaria para prevenir inundaciones, reducir la erosión del suelo y la polución de las aguas.

Las zonas impermeables son uno de los grandes retos en la protección de los recursos del agua debido a su efecto en la cantidad, distribución y calidad del agua. Una superficie o zona impermeable se define como la que no permite la infiltración de agua en el terreno. Estas zonas incluyen carreteras, edificaciones, tejados, cubiertos, patios, zonas de aparcamiento, suelos compactados, caminos, y otras superficies similares. Las superficies impermeables rompen el proceso que se llevaría a cabo de forma natural en zonas naturales, principalmente la infiltración del agua en el suelo y la filtración del agua por las plantas y el terreno. Las zonas impermeables estan asociadas con problemas en la cantidad y calidad de las aguas. Cuando hay fuertes precipitaciones hay grandes volumenes de agua que se acumulan y descargan en colectores locales, torrentes y ríos. Erosionan líneas de costa, riberas, lechos de arroyos y causan daños a las propiedades. Las zonas impermeables aumentan tanto el volumen como el caudal del agua de lluvia. También evitan que las aguas subterráneas se puedan recargar y por tanto baja los niveles freáticos y disminuye la corriente de los acuíferos.
Las zonas impermeables son un reto para un agua limpia y también para las comunidades que son responsables en la protección de la cantidad y de calidad del agua.
El sistema convencional de gestión de agua de las zonas impermeables consiste en alejar esta agua de las zonas construidas a través de un pavimento y desagües que llevan esta agua a través de unas conducciones a una zona de tratamiento.

 

 

   

Copyright © 2015. All Rights Reserved.